Bookmark and Share

23 enero 2013

World War III Black Gold. Esto es trampa, el ordenador utiliza la misma táctica que yo

Hoy analizamos un juego que la portada me recuerda a un mítico juego del ordenador Spectrum en el que llevabas un helicóptero y un jeep armados hasta los dientes, muy estilo árcade y marcianitos creo que se llamaba Skyworld, pero no estoy muy seguro, así que ahora le dejamos el análisis del juego a NoNumber.



Hace unos tres años tuve la suerte de jugarme el Earth 2150 y sus sucesivas continuaciones. Las cuales apenas aportaron algo nuevo al juego original, exceptuando alguna que otra nueva unidad y rizando aun más el rizo si cabe, el argumento del juego.

video

Sin adentrarnos en la historia, la verdad es que el juego me resultó realmente sorprendente debido a ciertos elementos que implementaba. El primero de ellos era el factor munición, ya que todas las unidades tanto ofensivas como posiciones defensivas necesitaban de ese recurso tan necesario que son los proyectiles. Esto te obligaba a tener que mantener una línea de suministros segura para que tus fuerzas no quedasen inutilizadas y quedasen limitadas a lanzarle palabrotas al adversario. 


Otro factor bastante llamativo era el paso de los días, pues el argumento te daba un tiempo limitado de días para poder cumplir con la historia, pero además esta el hecho de que el factor visión se veía alterado por la luz diurna o la carencia de ella en la noche. Para solventar los problemas de la oscuridad, tus unidades contaban con sus propios faros, si los llevabas encendidos, el alcance de visión de las mismas no se veía tan reducido como en el caso de que las tuviesen apagadas y además si llevaban los faros encendidos se desplazaban más rápido que sin luz. Pero por el contrario también eran detectados con mayor facilidad por el enemigo. Por lo que según la situación lo requiriese debíamos estar pendientes de encender o apagar las luces. Teniendo el mismo efecto tanto para ti como para tu adversario.


El siguiente factor que también me resultó muy atractivo fue que el campo de batalla pudiera desplazarse al subsuelo. Pudiendo crear refugios para tus unidades y mantenerlas a salvo de los ataques aéreos del enemigo o crear túneles que te permitiesen atravesar las líneas enemigas hasta los subterráneos del adversario. Realmente creaba un gran número de posibilidades estratégicas.
Y finalmente estaba la opción de mantener las tropas de misión a misión. Pudiéndolas transportar hasta tu base principal donde tenerlas estacionadas para poder ponerlas en juego en la siguiente campaña. Lo cual unido a que las unidades ganaban experiencia a medida que eliminaban al adversario hacia la recuperación de las unidades con experiencia de combate fuese aun más importante y evitásemos ponerlas innecesariamente en peligro.


Todo esto es lo que hizo que me jugase la saga Earth, pero descubrí que un tiempo después la misma compañía había sacado un nuevo juego utilizando una versión mejorada del motor del Earth, el World War III Black Gold, de Reality Pump. Las únicas diferencias realmente grandes son que el WWIIBG la historia nos traslada a un futuro cercano y por ello los bandos en contienda cuentan con el equipamiento bélico actual. Mientras que en la saga Earth la historia nos traslada a un siglo en el futuro algo más lejano y por ello nos encontramos con facciones inventadas y con armamento bastante más futurista.


Pero me voy a centrar en lo que importa que es el juego que me acabo de terminar, es decir el World War III Black Gold.
Realmente el argumento de World War III Black Gold, no parece resultar tan descabellado como uno podría pensar, pues nos plantea la posibilidad de que se agoten los recursos de combustibles fósiles, algo que todos sabemos que tarde o temprano va a suceder. Como cabe imaginar, cuando se da a conocer la noticia de que los yacimientos de petróleo se están agotando y que como mucho quedan recursos para tres o cuatro años antes de que se agoten por completo. El mundo entero entra en crisis, por un lado están los países productores de dicho oro negro, los cuales, deciden unilateralmente cerrar el grifo y racionar lo poco que queda, de este modo poder mantener sus economías dependientes del petróleo e incluso mejorar aun más su posición en la balanza del poder. Por otro lado se encuentran las grandes potencias mundiales que dependen casi por completo del combustible fósil y que exigen que todas las reservas de petróleo sean puestas a su disposición para evitar que sus economías se hundan por completo. Por el medio se encuentran otras potencias que además de ser productoras también son consumidoras y que ven en este desastre la posibilidad de afianzar su posición como potencia mundial y de camino desbancar a todos sus posibles adversarios. De este modo, el juego nos pone al mando de los tres bandos, por un lado tenemos a los Estados Unidos, la cual necesita disponer de todo el petróleo que sea posible para evitar sucumbir en el caos energético. En el otro extremo nos encontramos a Irak que en la época del juego era considerado uno de los países causante de todos los problemas de oriente medio y promotor de actos terroristas, a su vez cuenta con una de las mayores reservas de crudo y desea mantener el férreo control sobre la extracción de las exiguas reservas que puedan quedar, y de camino tomarse la revancha contra su acérrimo enemigo Estados Unidos. Y en medio nos encontramos a Rusia, que por un lado es productora de este necesario material energético y además podría decirse que trata de resurgir como superpotencia después de la caída del comunismo. Y que parece interesada en mantener a sus dos adversarios en continuo enfrentamiento y desgaste.
Así que ante esta aterradora escena teatral, nos veremos inmersos en una serie de misiones con cada uno de los bandos en liza para tratar de sobrevivir a lo que posiblemente seria la tercera guerra mundial.
Como cabe esperar de un juego con más de diez años de antigüedad, el entorno gráfico parece quedarse realmente pobre en comparación con lo que hoy en día tenemos en el mercado. Pero como siempre, es preciso mirar el juego desde el cristal de principios de siglo. Y para aquella época, los gráficos son bastante buenos. Al tratarse de un juego creado por los mismos autores que la saga Earth, y ya que utiliza una versión mejorada del motor gráfico de los juegos anteriores, la verdad es que no parecen haber extraordinarios cambios. Si bien es cierto que se aprecia una mejora de las texturas, y quizás un uso más acertado en cuestión de iluminación por lo demás no da muestras de ser más espectacular que sus antecesores.


Como en la mayoría de juegos de estrategia en tiempo real, el juego pone a nuestra disposición una gran cantidad de unidades, pero tiene los mismos fallos que el resto de juego, tras varias misiones compruebas que las unidades débiles deben ser relegadas al olvido, pues su relación coste duración de combate es demasiado elevada como para salir rentables. Por lo que al final, nos limitaremos a construir el tanque más pesado, la artillería que alcance más lejos y alguna que otra unidad antiaérea para poder cubrir a nuestras unidades.
El juego nos proporciona unidades aéreas, pero de nuevo se comprueba que son demasiado caras y demasiado débiles. Además de que su eficacia de combate resulta realmente dudosa, esto se comprueba con los helicópteros caza tanques de los rusos y los estadounidenses, se supone que estos aparatos son capaces de acabar con toda una división de tanques enemigos sin despeinarse, pero en el juego, la realidad es que resultan inútiles contra estos y para colmo, los hummvies y jeeps con misiles aire-tierra te los derriban como churros. Por lo que al final prefiere dejarlos como unidades de exploración muy caras.
Por otro lado, la dificultad del juego ha sido elevada de manera apreciable, haciendo que la IA del juego utilice la misma técnica que suelen utilizar la mayoría de jugadores de este tipo de juego, es decir, crear decenas de unidades y lanzarlas en masa contra el adversario. Esto hace que en la mayoría de escenarios veamos como el enemigo se lanza en oleadas imparables contra nuestra base y acabe con nosotros sin posibilidad de supervivencia. Ya que mientras nosotros nos vemos obligados en todos los mapas a tener que montar nuestra base de operaciones desde cero, el ordenador ya tiene todo listo y solo tiene que limitarse a producir unidades sin parar. Con lo que no importa la dificultad con la que empieces la campaña, pues siempre te encontrarás con que las misiones finales el enemigo tiene unidades de sobra para atacarte, pisotearte y después orinarte encima para que te escuezan aun más las heridas antes de morir miserablemente.


Imagino que algún que otro machote se habrá pasado el juego a base de perseverancia y con muchísima suerte, pero yo tras repetir cada misión unas cinco veces, todas con el mismo resultado patético, me he visto obligado a tener que recurrir a los trucos para poder simplemente montar la base en condiciones antes de que llegue la marabunta adversaria.
Por lo que en este caso, aquí os dejo los códigos para que podáis pasaros el juego, ya que en este caso, son más que necesarios:
Activar el modo de trucos
Mientras juegas pulsa Enter, entonces procede a escribir la palabra “peace” sin las comillas y vuelve a pulsar Enter, ahora el modo truco está activado y podrás introducir los siguientes códigos
moneyfornothing “numero”: Este código da el dinero que pongas, siendo recomendable no poner más de 1000000. El número debe colocarse sustitullendo “numero” en el código, comillas incluidas.
mybrainisfaster “numero”: Modifica la velocidad de investigación de tecnologías. El número a poner es de 1 a 10.
ultrascience: Investigación de Tecnologías ultrarrápida.
nobelprize1: Investigación de tecnologías instantáneas.
sciencefornothing: Investigación de tecnologías más baratas.
moonlight: Elimina la niebla de guerra de la zona actual del mapa.
beautifulworld: Revela todo el mapa.
hide: Regenera la niebla de guerra de la zona actual del mapa.
hereyouare!: Revela la posición de todas las unidades y edificios enemigos.
tromaville: Debilita todas las estructuras enemigas que se ven en la pantalla.
byebye: Destruye todos lo enemigos.
judgementday: Destruye todos los enemigos que se encuentre en la pantalla.
smash: Destruye todos los enemigos centrando el área de daño en el centro de la pantalla.
shower: Gran cantidad de impactos en todos los enemigos centrados en la pantalla.
gohome!: Destruye todas tus unidades.
idkfa: Repara y rearma tus unidades seleccionadas.
Limit_up “numero”: Indica el límite del coste de las unidades.
NewOne [Nombre de la Unidad]: Crea una unidad determinada


En definitiva, el juego me ha decepcionado, no puedo decir que no me haya gustado, porque mentiría. Si me ha gustado, principalmente gracias a que algunas misiones no se limitaban a lo típico de tener que arrasar con el enemigo, principalmente en las primeras misiones del bando irakí donde debemos infiltrarnos en los Estados Unidos para llevar a cabo actos terroristas tratando de evitar que nos atrape la policía. En estos casos nos ponemos a los mandos de vehículos civiles y desarmados nos pasearemos por el mapa de la misión.


Pero por desgracia, otras cosas han hecho que el juego no me agradase, primero, la jugabilidad ha empeorado, principalmente por el hecho de que el enemigo utilice la técnica oleadas. Esto no me desagradaría si no fuese porque el ordenador ya tiene todo montado y listo para utilizar, mientras que nosotros nos vemos obligados a montarlo todo. Lo segundo es el hecho de que la inteligencia de nuestras unidades llega a ser irrisoria, pues son capaces de hacer cualquier cosas absurda menos ser eficientes. Mientras que en manos del ordenador dan un giro radical y se vuelven demasiado competentes. Otro de los factores es el hecho de no haber mejorado en absoluto el sistema táctico, en la saga Earth el truco para acabar con el enemigo era utilizar las unidades con mayor alcance y machacar las posiciones enemigas del adversario mientras este no tenia posibilidad alguna de devolver el fuego. Esto sigue aplicándose en el WWIIIBG, pero con el inconveniente de que la visibilidad de nuestras unidades es menor que la del enemigo, por lo que más de una vez veremos que no somos capaces de atacar si no nos acercamos demasiado. Además esta el hecho de que el juego ha eliminado el factor subsuelo, con lo que ha desaparecido la posibilidad de jugar a varios niveles. Y por último también se ha eliminado la base central, donde poder llevar a nuestras unidades de regreso para poder utilizarlas en misiones posteriores, y de esta manera aprovechar la experiencia adquirida en las batallas anteriores.


Es una pena no haber mejorado la opción de desarrollo de tecnologías, permitiendo al jugador poder afrontar el juego de una manera más personalizada, si es cierto que tener que desarrollar nuevas tecnologías para poder acceder a ciertas unidades más efectivas da cierta vidilla al juego, pero pronto descubres que solo sirve para mejorar las unidades ya disponibles (y no de manera muy brillante) por lo que te limitas a activar todas las opciones disponibles en ese nivel mientras tu sigues peleándote con tus unidades para que vayan a donde tu quieres sin que por el camino sean utilizadas como dianas de feria por el enemigo o simplemente rezando para que se le acabe el dinero al ordenador lo antes posible.
Todo este cúmulo de problemas, junto con el hecho de haberme visto obligado a tener que recurrir a los trucos para poder avanzar han sido la causa de que mi experiencia con World War III Black Gold no haya sido realmente tan buena como con las saga Earth. Por lo que tengo que reconocer que para mi, WWIIIBG parece más un retroceso en la evolución, y si no llega a ser debido a que su fecha de lanzamiento fue posterior a la saga Earth simplemente habría supuesto que fue el previo a dicha saga.
 
¡¡¡Larga vida a los frikis y geeks!!!
Y a mi perrita Kaori que siempre esta en mi recuerdo cada día que pasa

1 comentario:

joan francisco angomas pacheco dijo...

ok,disculpa compañero estoy en desacurdo contigo y tu opinio sobre el juego, lo digo porque tu hablas segun tu experiencia con en juego,mi queja es la sigts. ww3 el juego es de estrategia lo que vuelve interesante el juego es la dificultad, yo jugue ww3 en todos los modos y pase si utilizar los trucos, y si repeti muchas misiones pero los juegos de estrategia estan creados para desarrollar paciencia, ademas respecto a las ordas, no fueron ni 2 ni 3 veces que tuve que crear señuelos, ademas los helicopteros era mejor utilizarlos para analizar el terreno,y una buena combinacion era la de los helicopteros con las unidades morteros(ej. Paladin) la primera para descubrir al enemigo y la segunda para ir destruyendo su base