Bookmark and Share

14 abril 2012

Mechwarrior 4 Vengeance, ser o no ser Battletech

Es raro, pero me encuentro ante el primer juego que no ha logrado una gran impresión en mi. Bueno la verdad es que si que me ha gustado (aunque no mucho) pero se me ha quedado bastante decepcionante.
video
Antes debo aclarar que yo siempre he sido un fan de todo el universo Battletech, debido especialmente a mi afición desmedida por el manga y el anime de robots. Realmente todo empezó cuando tuve la increíble oportunidad de disfrutar de la serie Robotech. O lo que es lo mismo, la reconversión del señor Carl Macek de las series Super Dimensional Fortress Macross, Super Dimensional Cavalry Southern Cross y Genesis Climber Mosspeada. Aunque realmente solo Macross logró impresionarme lo suficiente. Quedé absolutamente enamorado de aquellos robots que se transformaban en cazas y de las impresionantes batallas en las ciudades y en el espacio. Por supuesto por aquella época no sabia de la existencia de otras series como MS Gundam, Megazone 23, Gunbuste u otras muchas series donde este tipo de género donde el robot no era la parte importante de la serie sino las personas que los pilotaban. Por aquellos años, en España muy pocas personas tenían acceso al mercado extranjero y por supuesto, internet no estaba al alcance de todos.
El hecho es que tuve la suerte de encontrar en el mercado de los juegos de mesa, un extraordinario juego de estrategia en el que se utilizaban los diseños de los robots que había visto en Macross. Se trataba de Battletech una serie de juegos de mesa, en la que se creaba un mundo futuro más o menos por el siglo XXX, donde el ser humano se había extendido por muchas galaxias colonizando innumerables mundos. Pero que tras una edad dorada donde todos los mundos convivieron en paz y en armonía bajo una república (a que me sonará) esta se ha fraccionado en cinco potencias que han reducido la república a una parodia donde los gobiernos han decaído hasta convertirse en señores feudales que dominan al pueblo gracias a las armas. Y estas armas son los battlemechs o lo que es lo mismo robots gigantes con una capacidad armamentística tan abrumadora que uno solo de estos monstruos puede reducir a escombros toda una ciudad en pocos días. Y a los pilotos de estos monstruos se les conoce por mechwarrios, de ahí el nombre de la saga de videojuegos.
Por supuesto, los cinco señores sueñan con volver a reconstruir la antigua república, aunque a su propio modo y siendo ellos los que manden por lo que el universo se ve abocado a una terrible guerra civil que ha durado ya más de un siglo, con lo que de la edad dorada apenas queda ya nada. Para ser exactos, el juego original nos cuenta que tras todo este tiempo de guerras muchos mundos han visto reducido su nivel tecnológico al equivalente al XX. E incluso algunos a siglos anteriores. Adicionalmente, se ha perdido muchos avances tecnológicos, como la construcción de battlemech, por lo que ahora las guerras no son solo por el control de los planetas sino para hacerse con las migajas tecnológicas de sus enemigos. Es decir estamos ante una historia donde la guerra domina el universo y donde los combatientes luchan con restos de armas que no pueden construir. Además se han creado castas de nobles que miden su poder por él número de battlemech que tienen en su poder. De tal modo, que muchos mechwarriors prefieren morir con su máquina antes de sufrir el deshonor de tener que vivir sin su battlemech.
Pues esto es a grandes rasgos lo que sería el universo Battletech y donde se desarrollan los videojuegos de la saga Mechwarrior. En este caso Mechwarrior 4 Vengeance es el último que vio la luz de la saga y por desgracia a mi parecer es el más soso de todos. Quizás se deba a que el argumento del juego es realmente decepcionante, pues nos pone en la piel de un joven que vuelve a casa debido a que en su planeta natal ha habido una invasión y ha sido ocupado por la casa Steiner, una de las cinco facciones que dominan el universo. Este joven es la oveja negra de la casa regente del planeta y gracias a uno de los pocos supervivientes de su familia es traído de vuelta para que libere el planeta y tome posesión del trono.
Nosotros asumimos la posición de este joven y nos veremos obligados a tener que luchar para liberar a nuestro planeta del yugo invasor, para ello tendremos que ir cumpliendo misiones donde a los mandos de un battlemech iremos reconquistando territorios, asaltando bases o simplemente liberando prisioneros para lograr liberar el planeta.
Esto estaría muy bien si hablásemos del primer videojuego de una saga o un juego único sin más pretensiones. Pero estamos hablando del último de una saga de videojuegos, que por desgracia todos han basado su línea argumental en lo mismo, liberar un único planeta de la fuerza opositora.
Tratándose de un juego basado en un mundo con trata profundidad y con tantas posibilidades hace que Mechwarrior 4 Vengeance resulte verdaderamente decepcinantes, pues al simplificar tanto la historia nos deja ante lo que posiblemente sea la versión menos ambiciosa de la saga. Incluso juegos anteriores cuentan con historias mucho más llamativas. Por lo que es una pena que pudiendo hacer una historia interesante y atractiva, se limite al recurso tan manido como chico bueno, que pierde su familia, vuelve para vengarse y aplastar (en este caso literalmente) a los asesinos de esta. Que no digo que hayan juegos que con una base similar sean verdaderas joyas (por ejemplo Max Paine) pero este no es el caso.
Parece que al tratarse de un juego de robots, se ha dejado de lado la historia para centrarse en la batallas de mechs, algo que realmente resulta espectacular, siempre y cuando mantengamos la visión de hace once años.
Pero vayamos por partes, el diseño de los mechs esta muy logrado, incluso en algunos casos resultan bastante espectaculares. Los efectos de los disparos, láseres, los misiles y las estelas que dejan a su paso son realmente llamativos y hacen que sientas su poder destructivo. Resulta extremadamente espectacular ver como un enemigo es machacado por el fuego mientras se bambolea de lado a lado cada vez que sufre un impacto.
Pero por desgracia hasta aquí lo bueno, los escenarios son realmente sosos. Si bien tengo que reconocer que el tamaño de los mismos son inmensos, algo necesario teniendo en cuenta el tamaño de las máquinas que pilotamos. La carencia de objetos, edificaciones, vegetación o desniveles es tan elevado que son factores que apenas intervienen en el juego. La mayoría de entornos son lugares desérticos o estepas nevadas, pues cuando luchamos en entornos boscosos o pantanosos, simplemente son el mismo escenario al que le han cambiado el color de las texturas. Se echan de menos verdaderos bosques con inmensos arboles, o lugares realmente accidentados como valles, cañones o cuevas donde apenas haya visibilidad. Pues al tratar escenarios tan amplios, el uso de las armas pequeñas pierde todo su sentido. Solo en las contadas misiones que tienen lugar en entornos urbanos, son los únicos momentos donde puede sacársele partido a las armas de corto alcance.
Si bien es cierto que el sistema de jugabilidad ha mejorado, con respecto a versiones anteriores. Principalmente en el uso y precisión de las armas. Sigue teniendo los mismos problemas de siempre, los mechs se atascan fácilmente en obstáculos absurdos, mientras que en otros momentos, son capaces de superar pendientes aparentemente absurdas. La cosa se complica cuando entramos en las ciudades, que nos obligan a tener que girar como si llevásemos camiones de dieciocho ruedas, o de lo contrario podemos quedar atascados en la esquina de cualquier edificio.
En la cuestión de la destrucción del entorno, mientras nos encontramos en terrenos abiertos, las pocas edificaciones pueden ser derruidas a base de disparos o por el mero hecho de atravesarlas. Pero por desgracias cuando llegamos a las ciudades esa posibilidad queda completamente descartada por lo que los edificios se convierten en verdaderos obstáculos capaces tanto de soportar el fuego como dejarnos atascados en cualquiera de sus esquinas.
Los efectos de luces de los láseres, o del entorno están muy bien. Las luchas nocturnas son realmente complicadas debido a la falta de visibilidad. También hay algunos escenarios donde el la niebla o las tormentas de arena hacen que disparar a largas distancias sea algo complicadillo. También está el hecho de la niebla de distancia que impide localizar a los adversarios y tampoco nos permite ver muy lejos en el horizonte, algo que no seria detectable si no fuese porque contamos con una amplificador de imagen que nos permite ver a largas distacias y resulta algo frustrante comprobar que nuestro adversario simplemente ha desaparecidos al introducirse en la niebla.
Otro de los grandes problemas del juego es la inteligencia artificial, tanto de tus adversarios como de tus compañeros, por un lado el enemigo suele centrar todo su fuego sobre ti, a salvo que tengas la suficiente paciencia como para dejar que vayan primero tus compañeros de lanza, entonces el ordenador decide repartir leches de manera equitativa y es entonces cuando puedes luchar con cierta comodidad. Es recomendable no dejar a tus compañeros atrás, ni tampoco dejarlos solos, pues lo primero significará convertirte en la diana de todo enemigo que salga al encuentro, y si los dejas solos tienen la desagradable costumbre de destrozar sus mechs o lo que es peor quedarse quietos sin hacer nada en absoluto.
Por último esta el asuntillo del doblaje; el juego se encuentra perfectamente doblado al español neutro. Algo a lo que es muy aficionado la casa Microsoft, pues así trata de llegar al mercado sudamericano, pero este mismo hecho hace que se cierre el mercado español. Además de que la interpretación de los actores de doblaje deja bastante que desear, y en algunos momento parecen meros monigotes robóticos leyendo líneas de texto. Otra es que no estamos acostumbrados al peculiar acento del español neutro y junto con el uso de alguna que otra palabra que a nuestros oídos puede resultar bastante descolocada e incluso algo irrisorias crea una barrera bastante infranqueable a la hora de identificarnos con el protagonista.
Ahora llega el momento de las trampillas, personalmente no creo que sean necesarias, pues el juego no es extremadamente complicado, y la dificultad simplemente lo que hace es aumentar el número de enemigos y el tonelaje de los mechs. Y encima el propio juego nos permite activar opciones como invulnerabilidad, desactivar factor calor y munición ilimitada. Pero como sé que a más de uno le frustra tener que repetir una y otra vez las misiones aquí os pongo las trampas para que no sufráis mucho.
Mientras juegas manten pulsado las teclas “Control”+”Alt”+”Shift” y acontinuación escribe:
ML: Ganar Misión.
IB: Elimina Enemigo.
HF: Inrastreable.
UO: Munición Ilimitada.
IY: Invulnerabilidad.
Solo las dos letras en negrita.
En definitiva, el juego no esta mal si lo miras como un juego de batallas entre robots, pero si lo que estás buscando es un juego basado en el mundo Battletech, lamentablemente te deja despagado. La historia carece de trascendencia alguna. Pues no afecta para nada al universo Battletech. Esto no sería un gran problema si a pesar de todo la historia tuviese una trama realmente atractiva, pero todo lo que va aconteciendo es previsible. Lo único que puede sorprenderte es que tiene dos finales, los cuales dependerán de tu decisión en penúltima misión, cuando deberás escoger salvar a tu hermana o decantarte por acceder al armamento personal de tu padre. La diferencia entre ambos finales es apenas apreciable y ambos dan el mismo resultado pero con ciertos matices sobre las personas que están presentes en dicho final. Por lo demás el juego, como ya digo, es bastante lineal y anodino.
Aunque gráficamente sea una alegría para la vista, la cantidad de territorio vacío, la monotonía de los escenarios y la pobre inteligencia artificial hace que el juego nos de una de cal y unas cuantas paletadas de arena. Aunque para cualquier aficionado estos defectos no significarán que el juego sea malo, para los que teníamos ciertas esperanzas e ilusiones de un juego basado en un mundo tan interesante, se quedarán cortas y resultarán algo decepcionantes. Por lo que es decir me ha gustado pero no ha logrado entusiasmarme y lo más seguro es que no vuelva a jugármelo en mucho tiempo.

¡¡¡Larga vida a los frikis y geeks!!!
Y a mi perrita Kaori que tanto echo de menos.

No hay comentarios: