Bookmark and Share

11 abril 2012

The Longest Journer, si un viaje muy largo pero extraordinariamente hermoso


Si, lo se. Ando un poquitín retrasado en cuestión de juegos. Pero la verdad es que si con ello logro disfrutar de verdaderas maravillas, no me importa en absoluto.
Reconozco que The Longest Journey tiene un montón de años a su espalda, pero de nuevo tengo que mirar el juego con los ojos de cuando vio la luz. Realmente en aquella época ya no se estilaban los juegos con fondos renderizados, pues con la aparición del monstruo PS2 y su primo feo Xbox, de nuevo demostraron que las consolas eran la mejor opción para jugar con buenos gráficos. Pero como suele suceder no solo los gráficos hacen que un juego sea realmente bueno.

video
Pero eso no significaba que los ordenadores se viesen relegados al olvido, a pesar de todo, los gráficos más pobres de los ordenadores no implicaban por defecto que no hubiese grandes juegos. Y a la vista está con el caso que ahora me ocupa, pues The Longest Journey es una verdadera joya, si, gráficamente se queda bastante soso, pues el hecho de contar con escenarios estáticos renderizados era retomar una técnica ya anticuada y totalmente abandonada desde hacia unos años. Pero, en el género de este juego, la verdad es que encajan perfectamente.
Aunque antes debería indicar para el que no conoce nada del juego, que se trata de una aventura gráfica, es decir, un juego donde nos dedicamos a pasear el puntero del ratón por toda la pantalla tratando de descubrir cualquier objeto del decorado con el que podamos interactuar. De camino, tenemos que ser lo suficientemente despiertos para recurrir a cualquier idea, por absurda que en un principio pueda ser, para utilizar cualquier objeto que llevemos con cualquier cosa del escenario.
Tengo que reconocer que no soy muy aficionado a los juegos de este género, debido especialmente a que los primeros juegos que jugué de este tipo eran algo complicadillos, junto con una edad algo prematura, significaba no lograr discurrir el proceso necesario para poder continuar con la historia. Y en aquellos años, no había internet para poder tratar de buscar la solución por lo que acababas teniendo que rezar para que en alguna revista especializada saliese la guía del juego o lo que es peor recurrir al letísimo correo para solicitar que algún alma caritativa de una revista te respondiese con la solución a tu problema. En definitiva que si no tenías la suerte de que algún amigo lo hubiese jugado, acababas teniendo que dejar el juego aparcado durante meses hasta lograr hallar la forma de superarlo o simplemente dándolo por imposible.
Por suerte, hoy en día tenemos internet y eso junto con el hecho de que la propia distribuidora del juego tiene en su página toda la guía del mismo hace que no tengas porque sufrir más de lo que la vena de tu sien aguante antes de llegar a reventar.
Pero a pesar de todo, las aventuras gráficas suelen tener un guion extraordinario, y al estar dirigido a un específico mercado, todos aquellos que los juegan saben que lo importante no son los gráficos de última generación. Aunque no por ello debe dejar de ser precioso, pues podemos encontrar escenarios realmente muy bonitos y con una calidad extraordinaria.
Ahora empecemos con la historia del juego, tenemos como protagonista a una joven la cual va a verse metida en una verdadera epopeya en la que sin comerlo ni beberlo tendrá en sus manos el destino de, no un mundo, sino dos.
La historia nos lleva al futuro bastante lejano, donde nos pide que acompañemos a April, pues así se llama nuestra joven intrépida, a hacer el viaje más largo de su vida (de ahí el nombre del juego). April cree que se está volviendo loca. Pues no para de tener sueños extrañamente vivos, y a su alrededor comienzan a pasar cosas difícilmente explicables. Por suerte o por desgracia pronto descubre que simplemente todo es real y que si desea sobrevivir va a tener que luchar para salvar su mundo y un mundo paralelo pues parece ser que ambos son parte de una misma realidad que debido a la ambición desmedida del ser humano que estuvo a punto de destruirlo se vio obligado a tener que dividirse para sobrevivir.
Esta división ocasiono la aparición de dos mundos, el mundo de April, llamado Stark. El cual es por así decirlo nuestro mundo pero con el concepto de que se trata de dos siglos más avanzados y el mundo de Arcadia, un mundo lleno de magia donde moran criaturas extraordinarias y en el que la tecnología ha quedado relegada a un segundo plano. Aunque en un principio solo hubo un mundo donde la ciencia y la magia coexistían, resulto que los ambiciosos humanos llevados por su ansia de poder casi destruyen toda la existencia uniendo la ciencia y la magia. Para evitar que esto sucediese, una ancestral raza nos dio una pequeña y cariñosa collejita y llevó a cabo la separación de ambas partes, creando así ambos mundos en un precario equilibrio pues tanto la magia como la ciencia sin control podía desestabilizarlo todo. Para evitar que ninguna de las dos nuevas realidades se volviese demasiado poderosa crearon un lugar donde existiría un elegido el cual sacrificando mil añitos de su vida se dedicaría a controlar el equilibrio entre ambas.
Parece ser que algo a sucedido y el equilibrio se ha roto, es aquí donde entra April, pues cuenta con ciertas facultades que le van a resultar extraordinariamente útiles para poder devolver el equilibrio perdido, por lo que es la elegida para restaurarlo y salvar a ambos mundos de una destrucción segura.
Sé que se trata de un resumen realmente escueto, pero el problema es que si hablo demasiado me cargaré la historia y a pesar de tratarse de un juego con muchos años, aun puede haber más de uno que no se lo haya jugado y no estaría bien cargarme las múltiples sorpresas que The Longest Journey esconde.
Por lo que prefiero centrarme en hablar de la experiencia que he disfrutado. La verdad es que la historia es encantadora y extremadamente larga. De hecho, cuenta con un total de catorce capítulos, y nos hace viajar de un mundo a otro solventando problemas y enigmas. Como he dicho antes, tengo ciertos traumas juveniles con respecto a estos juegos, por lo que mi interés por ellos no es muy grande (aunque ahora que ya soy mas mayorcito estoy tratando de superarlo y jugando aventuras gráficas que tuve que dejar de lado en mi adolescencia). Pero este juego despertó mi interés hará unos cinco años cuando por pura casualidad (la cual no viene al caso) pude jugarme los primeros dos capítulos del juego. Inmediatamente quedé hechizado por el doblaje y por la sencillez de los puzles a resolver para poder seguir la historia. Principalmente me fascinó lo bien doblado que se encontraba el juego, la extraordinaria voz de Concha López, que da vida a April, junto con unos diálogos inteligentes, bien llevados y sobre todo creíbles era como ver una película. No es que fuera algo nuevo, pues ya habían muchos juegos con doblajes al castellano soberbios, pero resultó sorprendente encontrar un juego con tantos años a la espalda y con estas fantásticas características.
En definitiva, quedé absolutamente prendado y en cuanto tuve la oportunidad de hacerme con una copia, pues que no lo pensé dos veces. Así que por fin me puse a la gratificante labor de jugármelo y hasta ahora que por fin lo he terminado. Realmente, la única pega que puedo sacarle al juego, es un final demasiado sencillo. Me explico, a medida que vas disfrutando toda la aventura. Se nos van alentando las esperanzas de que todo vaya a terminar con un crescendo que lamentablemente no se da. No es que el final sea malo, ni mucho menos, es el mejor final que uno puede esperar si toma el mismo cariño que yo tomé a April. Pero si es cierto, que es un final demasiado rápido e incluso da la sensación de que la historia se les iba de las manos.
Por suerte, al haber pasado tanto tiempo desde que el juego vio la luz, yo no me veo obligado a tener que esperar seis años para poder jugarme la segunda parte. Pero si es cierto que el juego deja una clara sensación de que los actos de April en este juego tendrán repercusión en las siguientes partes del mismo. Y bien es cierto, pues por el año 2006 salió al mercado Dreamfall: The Longest Journey. El cual parece continuar las cosas un poquito después de lo sucedido en esta primera parte.
En lo respectivo a la calidad del juego, hay que separar claramente el apartado gráfico del apartado guion. Por un lado, el juego puede ser decepcionante para todo aquel que esté acostumbrado a los juegos de acción, aventura o arcade. Pues como ya he dicho al principio todo el juego se mueve por escenarios estáticos renderizados, donde apenas hay objetos en movimiento. Además el modelado de los personajes es bastante sencillo (incluso para la época) por lo que apenas puedes apreciar detalles de los personajes. Aunque el juego cuenta con una gran cantidad de escenas cinemáticas en animación en 3D que premian nuestra paciencia y nuestro avance por el juego.
El apartado sonoro es sobresaliente, una banda sonora que se ajusta a cada momento del juego y nos da una ambientación adecuada. Esto junto con un doblaje perfecto y completamente en castellano es todo un placer para lo oídos.
Ahora llega el momento de las trampas…
Pero hay un problema, en las aventuras gráficas no hay códigos ni combinaciones de teclas que nos permitan reducir la dificultad del juego.
Pero no desesperéis, FX Interactive, que es la distribuidora del juego, en su página web pone a disposición de todo el que lo desee una completa guía paso a paso de como sortear cada uno de los puzles del juego y además deja que nos podamos descargar cierto número de partidas salvadas del juego.
Recomiendo encarecidamente ignorar lo de las partidas y solo recurrir a la guía en momentos de extremada desesperación y solo si nuestra cabellera sufre riesgo de ser arrancada. Mientras, os puedo asegurar que la mayoría de acertijos son bastante sencillos y con un poquito de paciencia y de observación pueden sacarse casi todos.
En definitiva, The Longest Journey es un juego fantástico, sé que el resumen de la historia no ha sido lo más extenso que el juego podría requerir, pero es como contar una película o una serie, si realmente quieres saber que pasa, no te queda más remedio que verla. Pues en este juego sucede lo mismo, si cuento mucho me cargaría una historia que exige ser jugada y que de ninguna manera estoy dispuesto a destriparla.
Realmente lo he pasado maravillosamente jugando esta aventura gráfica y ha despertado en mi, la nostalgia de aquellos maravillosos juegos como el Loom, The Dig, Maniac Mansion, Lure of Temptres o la saga Monkey Island. Y puedo decir sin temor a resultar pretencioso que The Longest Journey se merece estar entre estas estrellas y brillar con luz propia.

¡¡¡Larga vida a los frikis y geeks!!!

No hay comentarios: