Bookmark and Share

07 marzo 2012

Ground Control y Dark Conspiracy. Los primero pasos de los Juegos de Estrategia en 3D

Otro “nuevo” juego que he tenido el placer de jugar y terminármelo. Si no recuerdo mal, este es uno de los primeros juegos que en el que por primera vez se nos planteaba un entorno completamente en tres dimensiones donde se pueden apreciar las ventajas y desventajas del terreno. Junto con el echo de que podíamos apreciar todo el campo de batalla en su formación física aunque sin poder ver quien lo ocupaba.



La experiencia ha sido verdaderamente buena, a pesar de tratarse de un juego con más de once años de antigüedad, realmente sigue cumpliendo con su objetivo que es mantenernos pegados a la pantalla fase tras fase. Esto junto con un guion realmente entretenido son una combinación maravillosa para hacer de él uno de los mejores juegos de estrategia en tiempo real.

Pero antes empezaré explicando las impresiones que este juego me han ocasionado. Si bien es cierto que actualmente podría decir que no aporta nada original al género, eso no es aplicable teniendo en cuenta de que Ground Control es uno de los precursores y por ello lo he jugado con la mentalidad de aquellos años (en todo lo posible, claro está). Realmente me ha mantenido pegado a la historia, y a pesar de saber que los primeros pasos en el juego plantean una historia bastante insulsa que solo son un previo para realmente introducirnos en un argumento mucho más trabajado y con un desenlace realmente sorprendente. Algo que cualquiera vislumbra sabiendo que se trata de uno de los mejores juegos de estrategia en tiempo real de aquellos años.

La historia es buena, eso ya ha quedado claro. Pero la jugabilidad también es algo impresionante, acostumbrados como estábamos a que poco importaba en los juegos de estrategia la posición de las unidades o si los ataques llegan desde delante o desde atrás, nos encontramos que Ground Control implementa todos estos factores y algunos nuevos, como por ejemplo deja de lado el concepto de recolección de recursos y nos introduce directamente en misiones militares donde solo podemos contar con las unidades que hayamos decidido poner en el tablero de juego. Algo que a pesar de el tiempo transcurrido sigue sin aplicarse en muchos juegos de estrategia.

Si, a pesar que a medida que vas jugando descubres que las unidades más pesadas son las reinas del campo de batalla, si no están apoyadas por alguna unidad que pueda acabar con la superioridad aérea o la ayuda de la artillería para destruir torres de defensa con armamento capaz de reducir a chatarra cualquier cosa que se ponga a tiro, realmente esos flamantes tanques pesados pueden resultar completamente inútiles. Incluso en algunas misiones he visto como unidades insignificante chafa-hormigas (infantería para los puristas) puede dejar hecho cisco una unidad blindada si logra colocarse en la retaguardia de la misma.

Por supuesto, otro de las cuestiones que me ha sorprendido es que si logras tener la superioridad aérea pues realmente acabar con tu enemigo en pocos minutos, esto, junto con el hecho de que cada misión puede decidir afrontarla como más te convenga abre un marco de posibilidades extraordinarias. Pues cada misión puedes afrontarla como mejor se adapte a tu forma de juego o por el contrario verte obligado a tener que recurrir a unidades que creías desechadas por el mero hecho de que las unidades más fuertes son demasiado lentas y torpes para poder cumplir los objetivos a tiempo o poder acabar con las unidades enemigas.

Como ya he dicho, tanto las desprestigiadas tropas de infantería como las débiles unidades de exploración pueden resultar determinantes para finalizar con éxito la misión.

Aunque ya es generalizado en los juegos de estrategia en tiempo real que cada unidad es débil contra una opuesta en el bando contrario. Aquí me ha gustado que todas las unidades sean sensibles de ser derrotadas por cualquiera de las unidades contrarias. Si bien es cierto que resulta claramente un suicidio mandar una unidad de infantería a destruir una unidad de tanques pesados, si no te queda más remedio o decides que si logras ganar la espalda a dichos tanques es probable que antes de que acabe con toda la unidad de soldados los tanques queden bastantes tocados para que tus tanques ligeros puedan rematarlos sin sufrir mucho daño puede ser una opción aceptable.

Es decir, a pesar de que al principio de cada misión se nos van planteando los objetivos y nos dan una idea de que oposición podremos encontrar en el campo de batalla. Esto no significa que si nuestra decisión no es acertada a la hora de escoger las unidades que desembarcaremos, tengamos que dar la historia por perdida.

El juego también va premiando la supervivencia de las unidades misión tras misión. Aunque este factor no lo he apreciado en exceso, si que es cierto que he tratado de hacer que mis unidades regresen vivas, pero no he notado una mejora real en la precisión, eficiencia o resistencia de las unidades supervivientes. Llegando incluso a pensar que realmente lo único que premia el hecho de que tus tropas sobrevivan es que reciben medallas por buen trabajo y que no van acumulándose en el historial de unidades muertas.

El argumento del juego es realmente interesante, siempre y cuando tengamos en mente que se trata de un juego de estrategia. La historia nos plantea un futuro bastante lejano donde los humanos tras llegar casi a la autoaniqulación tras una guerra nuclear, deciden elevar sus ambiciones hacia las estrellas. El orden mundial como hoy lo conocemos ya no existe, las fronteras han desaparecido y el planeta enteros se ha convertido en una única nación. El problema es que dentro de esta nación han surgido nuevas potencias las cuales no parecen llevarse muy bien. Por un lado tenemos a la Orden del Nuevo Amanecer, digamos que en ella se recogen todos los valores de las múltiples religiones de la tierra y se aplican a una nueva era donde el hombre solo tiene como límite el universo. Por otro lado, esta el poder económico, o lo que podríamos llamar megacorporaciones, las cuales han extendido sus garras de intereses económicos hacia las estrellas. Por supuesto tanto unos como otros tienen sus propios interese y no ven con buenos ojos que los demás interfieran así que a pesar de tratarse de un lugar tan infinito como parece ser el universo, el ser humano se las ha apañado para llevar su ambición desmedida al espacio.

De esta manera la historia nos lleva a un planeta pedido de la mano de dios llamado Krig-7B, donde se ha dado la casualidad que la Corporación Crayven y la Orden del Nuevo Amanecer ven sus intereses comprometidos por el control de dicha roca. Lo que en un principio parece una mera rencilla por controlar otro planeta insignificante, va dando paso a una verdadera conspiración donde intervienen factores que jamás hubiésemos esperado.
El juego nos plantea dos campañas distintas que se continúan la una a la otra. Al contrario que en otros juegos, en Ground Control no tenemos posibilidad de escoger bando. Empezamos tomando el control de las unidades de Crayven, bajo la piel de la comandante Sarah Parker. Con ella iremos poco a poco descubriendo que las cosas no son como parecen y que tenemos enemigos en todos lados. Tras acabar la campaña de Crayven se nos da la oportunidad de continuar la historia junto con la Orden del Nuevo Amanecer y tener el control del Diacono Jarred Stone, en la que finalmente descubriremos todo lo que esta sucediendo en Krig-7B. Incluso la historia tiene cabida para un romance de guerra.
A parte de la historia de cada una de las campañas, las diferencias entre ambas fuerzas de combate son realmente grandes, cada bando cuenta con un tipo de tecnología diferente a la que tendremos que adaptarnos, pues al principio controlaremos las lentas y pesadas fuerzas de Crayven. Las ventajas de esta maquinaria bélica son una elevada resistencia y ciertas unidades con gran potencia de fuego. Pero por desgracia su capacidad de movimiento es realmente reducida, con lo que tendremos que tener cuidado con las emboscadas pues nuestras unidades no reaccionan muy rápido y la opción de retirada normalmente no es algo posible debido a nuestra baja velocidad. La tecnología Crayven se basa en armas balísticas y en propulsión por orugas llamados terradynes. Por lo que tenemos maquinaria lenta y con limitaciones elevadas por los accidentes del terreno, de baja potencia de daño y alta cadencia de disparo.
Cuando asumimos el mando de las fuerzas de los amanecidos, nuestro juego debe de ser completamente diferente. Las maquinaria amanecida tiene como ventaja contar con una potencia de fuego abrumadora y una velocidad de movimiento muy superior, pero por el contrario la velocidad de disparo es bastante menor y la resistencia de las unidades deja bastante que desear (incluso hablando de los hoverdyne pesados). Nuestras unidades se mueven por medio de aerodeslizadores llamados hoverdynes, con lo que se desplazan más rápido y no se ven tan afectados por los accidentes del terreno. El armamento se basa en armas de energía con una elevada capacidad de causar daño al enemigo pero con una cadencia de disparo bastante reducida.
Como se puede apreciar, cada una de las potencias en lid tienen sus pros y sus contras (como en “casi” todos los juegos de este género) y exigirán de nosotros que adaptemos nuestra forma de juego a los recursos disponibles.
Dark Conspiracy.
Se trata de la ampliación al Ground Control, la historia continua desde el punto en el que se queda el final del juego original. En ella descubriremos que tras los sucesos acaecidos en Ground Control se esconde la tenebrosa mano de poderes en la sombra que conspiran por hacerse con el control de todo lo que se haya en Krig-7B (y hasta aquí puedo leer).

Como buena ampliación a parte de continuar la historia, también nos da la posibilidad de hacernos cargo de una nueva facción que se une a la contienda. En este caso se trata de unos mercenarios que por causas del destino se ven involucrados en este conflicto.

Como potencia militar realmente descubriremos que no son precisamente los más efectivos. Realmente tecnológicamente son bastante mas mediocres que los amanecidos o los Crayven. Esto es un hándicap bastante grande si tenemos en cuenta que nuestros enemigos son estos y además cuentan con el añadido de una nuevas unidades que, por supuesto, vienen a reforzar sus ya potentes ejércitos
.
La debilidad armamentística de nuestra nueva facción no sería ningún problema si jugásemos a la ampliación unos meses después de haber jugado al juego original. Pues notaríamos que son más débiles pero no tendríamos el problema de estar acostumbrados al manejo de ejércitos más poderosos. Pero como yo he jugado uno tras el otro he sufrido los problemas de aclimatación a una nueva estrategia de juego viendo como mis nuevos soldados son literalmente aplastados si los lanzo de frente contra mis enemigos.

Otra de las novedades de esta ampliación es el hecho de que salimos de Krig para viajar a otros planetas donde encontraremos otros tipos de terrenos de combate. E incluso tendremos misiones de infiltración donde pequeñas unidades de soldados deberán recorrer todo el mapa sin ser descubiertos para poder lograr un determinado objetivo. En lo que se refiere a los escenarios, realmente no es que hay muchos nuevos campos de batalla o nuevos terrenos, la verdad es que salvo un entorno lunar, y quizás alguna que otra región urbana donde los edificios pueden obstaculizar la línea de tiro, no se aprecian nuevas mejoras. Realmente Dark Conspiracy no añade mas que una nueva facción y amplia considerablemente la historia, pues en la decena de misiones nuevas se amplia el argumento muchísimo más que en todo lo acontecido en el juego original.

Ahora llega el momento de dar paso a las trampas, o siendo políticamente correcto a los códigos de ayuda.
El juego no cuento con muchas posibilidades en este aspecto, si tiene alguna que otra posibilidad bastante interesante:
Para poder introducir los códigos es necesario que en la pantalla del menú principal pulsemos a la vez las teclas M, S y V. Entonces se abrirá una nueva ventana en la que podremos proceder a introducir cualquiera de los siguientes códigos:
Console: Nos permite el acceso a la consola de comandos pulsando la tecla (º).
God: Activa el modo invulnerabilidad de todas tus unidades.
Notgod: Desactiva el modo invulnerabilidad de todas tus unidades.
Gimme Maps: Nos permite acceder a todas las misiones de la campaña desde la opción partidas personalizadas.
Flashlight: El interface gráfico pasa a su diseño flashlight donde el puntero se convierte en una luz.
From Massive With Love: Modifica las texturas de las unidades.
The New Generation of RTS-Games: Nos permite jugar a la misión secreta “Sabotage” desde la opción partidas personalizadas.
En definitiva y procediendo a dar mi conclusión final, Ground Control y su ampliación son realmente interesantes, es cierto que al tratarse de uno de los primeros juegos de estrategia en un entorno completamente en tres dimensiones, no muestra una gran espectacularidad en los gráficos generales, aunque las unidades están bien detalladas y realmente los efectos de luz, explosiones y sonoros son muy logrados. El diseño de los escenarios podríamos considerarlos mas o menos correctos (siempre mirándolos desde nuestra ventajosa posición de a toro pasado). Pero para el año en que salió eran todo un espectáculo de innovación y grafismo. Destacar cosas como las sombras de las nubes sobre el terreno o el hecho de que desaparece la conocidísima niebla de batalla para sustituirse por el efecto distancia.
El juego me ha gustado bastante, aunque tengo que reconocer que por ahora todos los que he comentado me han gustado, así que parece que mi criterio es bastante holgado. Pero la verdad es que en un principio meramente me limito a seguir las recomendaciones que las propias revistas y otros medios de análisis dan a los jugadores. Aunque no siempre tienen razón, en este caso coincido con todos ellos. El juego es bueno, incluso tras el paso de más de una década a su espalda. Gráficamente es impresionante y la historia resulta de lo más atractiva. La jugabilidad es extraordinaria, permite el uso de estrategias de todo tipo y el hecho de que el terreno afecte al combate era toda una novedad con respecto a lo que en aquellos momentos había a disposición de los jugadores.

Madre mía que pedazo de comentario del juego... menos mal que te dije que no te extendieras, pero tu ni caso, te encarnizas y te salen estos pedazos de cocos del copón, aun así, esta muy bien buen trabajo

¡¡¡Larga vida a los frikis y geeks!!!
Ya a mi perrita Kaori que la echo muchísimo de menos.

No hay comentarios: