Bookmark and Share

28 diciembre 2011

Disciples II Anthology, no solo de Heroes of Might & Magic vive el hombre.


La verdad sea cierta, yo no conocía este juego hasta que por casualidad cayó en mis manos hace casi un año. En un principio, a penas logro llamarme la atención a pesar de que la portada es una obra del increíble ilustrador Luis Royo. Pero como mi costumbre me obliga a probar todo juego que cae en mis manos (meramente para comprobar que funciona y de esta manera poder colocarlo en mi estantería hasta el momento en el que me anime a jugarlo), procedí a la instalación del mismo. Lo que en un principio se trató de una mera partida comprobatoria, se convirtió en las siguientes horas en un reto que no estaba dispuesto a dejar. La verdad sea dicha, es que el juego tiene un argumento que logra engancharte, o por lo menos logra que durante la primera campaña sientas deseos de continuar la historia para saber cómo acaba, posteriormente daré ciertas matizaciones a mi actual afirmación.

video
Pero primero hablemos un poco de la historia de Disciples II Anthology, como uno puede imaginar por el título, se trata de la segunda parte de un videojuego del mismo nombre. Esta recopilación recoge tanto la historia original como dos posteriores ampliaciones. La historia principal titulada Dark Prophecy, que nos sitúa diez años después de las grandes guerras (que imagino que se tratarán de los acontecimientos acaecidos en el primer Disciples). Tras estos años de relativa paz, la guerra de nuevo llama a la puerta. El juego nos plantea la posibilidad de seguir la histora de las cuatro razas, humanos, enanos, no muertos y demonios. Y como los mismos sucesos son vividos por las cuatro razas. Esto tiene su gracia, pues como el juego debe ser jugado llevando cada una de las razas en el orden indicado, veremos como toda la historia es vivida por las cuatro razas en conflicto. A pesar de tratarse de un juego de estrategia, la historia logra mantenerte enganchado hasta el final y si bien es cierto que la primera trama, que es la de los humanos, determina todo lo que sucede en las tres razas restantes, es sorprendente como unos mismos acontecimientos pueden ser tan diferentes según el ojo o bando que lo mira.
Hasta aquí, todo parece estar genial, la pena es que estas cuatro historias paralelas, no han sido llevadas de una manera muy compaginada. Me explicaré, a grandes rasgos, las cuatro campañas determinan los sucesos de manera parecida, pero por alguna razón, en determinado momento, se abandona la cohesión de la historia y cada raza hace cosas que alteran completamente lo acontecido en las historias de las razas ya jugadas. Es decir, si el orden de campañas es humana, enana, no muerta y demoníaca. Lo que sucede en la historia de los enanos apenas es visto por lo humanos y si embargo la historia de los enanos alteran de manera significativa lo que hubiese pasado con los humanos. De hecho, algunos sucesos mandan al garete todo lo visto hasta ese momento. A mi parecer es un error de argumento, pero es tan obvio que podría ser al contrario, no un error sino una demostración de que cada raza altera por completo la línea temporal. Sea tanto un error como un acto bien planeado, el hecho es que la historia es buena. Y acompaña perfectamente los siete niveles de cada una de las razas. Incluso a lo largo de las fases, encontraremos giros argumentales que modificaran el modo de desarrollo. Pero sigue resultando un problema saber que todo lo que vas a hacer no alterará para nada el final.
En lo que respecta al apartado gráfico, se trata de un juego de 2003, con lo que ya tiene casi nueve años de antigüedad por lo que no podemos esperar un despliegue de escenarios y efectos en 3D que tan acostumbrados nos tiene las compañías de videojuego. Este juego se desarrolla en vista isométrica, todos los escenarios son en dos dimensiones, aunque con todo lujo de detalle. Los escenarios si los miras con detenimientos están perfectamente detallados, los efectos de los reflejos en el agua, las cataratas o incluso bandadas de pájaros que sobrevuelan el escenario le dan un toque maravilloso a pesar de no contar con los increíbles y espectaculares gráficos actuales. Por otro lado, están los momentos de combate, donde el juego nos traslada a un campo de combate en el que nuestro ejército hará frente al enemigo.
Aquí debería parar y explicar un poco como funciona Disciples II. Es muy parecido al sistema de juego de Heroes Might & Magic de 3DO. Se trata de un juego de estrategia por turnos en el que durante la fase de cada jugador este debe determinar qué cosas contruir, que ejércitos mover y en qué batallas participar. Se nos permite controlar ciudades en las cuales de manera extática y por menús podemos ir ampliándola construyendo determinados edificios que nos permitirán adquirir tropas. Estos edificios nos permiten acceder a las tropas, y según los vayamos mejorando permitirán que nuestras tropas suban de nivel. Al contrario de lo que sucede en HM&M donde los edificios determinan el tipo de tropa que adquirimos, en Disciples lo que hacen es dar la posibilidad de que las tropas ya adquiridas mejoren a medida que van ganando experiencia. Fuera de las ciudades, nos encontramos con un extenso mapa en el que podemos encontrar ciudades que conquistar, ruinas, templos y mazmorras donde encontrar tesoros, o enemigos dispersados por todo el mapa, tanto pertenecientes a los enemigos como facciones neutrales que no verán con buenos ojos vuestro paso. Además el mapa muestra los recursos tanto económicos como materiales que son necesarios para la construcción mejora de las ciudades como la creación de tropas. La forma que el juego nos permite controlar estos recursos es por medio de las ciudades las cuales modifican el territorio controlado por nuestra raza que va ampliándose a medida que pasa el tiempo y mantenemos el control de la ciudad. Cuantas más ciudades controlemos, más se extenderá el terreno controlado por nuestras ciudades y todo aquello que se encuentre dentro de nuestro territorio nos proporcionará recursos. Aun y así, si queremos controlar un determinado recurso, pero no contamos con la potencia militar adecuada para apoderarnos de la ciudad que lo mantiene controlado. Podemos recurrir a una unidad especial (en este caso un héroe) que tiene la capacidad de colocar báculos, que extienden nuestro territorio dentro del territorio enemigo o en territorio neutral que se encuentre demasiado alejado de nuestras ciudades (véase una isla, por ejemplo). Lo que sucede es que nuestro adversario también cuenta con una unidad semejante por lo que no son raros los enfrentamientos entre dichas tropas por el control de un recurso.
Por supuesto, el juego nos plantea ciertos objetivos que cumplir en cada misión por norma general ninguno es la eliminación total del enemigo, aunque esto podría facilitar sumamente la tarea. Pero no resulta nada fácil lograr acabar con el enemigo, pues para ello se necesita tomar la ciudad principal. El problema es que cada raza tiene un guardián especial que protege la ciudad principal. Este guardián es una unidad de combate extremadamente poderosa y con una extraordinaria cantidad de vida que la hace casi invencible a no ser que contemos con unidades muy poderosas en nuestro ejército asaltante. Por lo que normalmente, el método para lograr anular al enemigo es apoderarse de todos los recursos lo más rápido posible y extender el control de nuestro territorio sobre todas las zonas que circundan la ciudad principal de nuestro enemigo, de esta manera le resultará casi imposible obtener recursos con los que producir tropas o lanzar hechizos.
Los combates, son extremadamente sencillos y a su vez complicadísimos. Si, sé que eso es una contradicción pero vayamos por partes. Primero veamos su sencillez, lo primero es que cada ejército que creemos, necesita de un líder que debemos contratar (si, parecido a HM&M) entre un héroe guerrero (fuerte), un héroe explorador (no tan efectivo en combate pero que permite recorrer al ejército más distancia) y un líder mago (puede usar objetos mágicos y además a niveles altos suele ser el más efectivo al tener ataques que dañan a todo el ejército enemigo) ahora este líder cuenta con una capacidad de liderazgo base, que nos permite poner a su mando de entre 1 a 6 unidades. Que se dividen en dos líneas de tres unidades. La primera línea son los que están en combate directo y la segunda línea está pensada para las unidades de proyectiles o de asistencia. Como cabe esperar, las unidades de combate cuerpo a cuerpo o las más fuertes suelen ser distribuidas en la primera línea, ya que las unidades de proyectiles, las mágicas o las de apoyo no suelen contar con una gran capacidad de aguante por lo que es mejor dejarlas en segunda línea.
Pero ahora viene las complicaciones o lo que hace que el combate sea más complicado de lo que en un principio parece. Pues debemos de tener en cuenta ciertas cosas, la mayoría de unidades de combate cuerpo a cuerpo solo pueden atacar a enemigos adyacentes, es decir que si imaginamos una rejilla de seis cuadrados, tres para la primera línea y tres para la segunda, aquellos situados en el primer cuadrado de la primera línea solo puede golpear a los enemigos situados en el primer cuadrado o en el segundo, no pudiendo alcanzar al del tercer cuadrado si antes no ha acabado con los enemigos de estos dos cuadrados anteriores. Y hasta que no eliminemos por completo a la primera línea nos resultará imposible atacar a los de la segunda línea. De este modo, tenemos que planear una estrategia de posicionamiento de nuestras unidades de tal forma que podamos atacar de manera más eficiente sin dejar expuesta la unidad más débil. Otra de las cuestiones es que en este juego, las unidades muertas no son abandonadas en el campo de batalla, pues tras un combate podemos regresar a una ciudad donde resucitarlas. Es decir, las tropas que podemos comprar en una ciudad siempre son a nivel base, solo por medio de victorias en el campo de batalla ganarán experiencia que las hará convertirse en otro tipo de unidad más eficiente y poderosa. Y solo si todas las unidades de un ejército son eliminadas será cuando perdamos a todas las unidades, por lo que en Disciples II no se premia la lucha sin cuartel, pues en determinados momentos será preferible una retirada antes de ver aniquilado a nuestro ejército y con ello perder toda la experiencia ganada. Igual que sucede con el Héroe, en las ciudades adquiriremos un héroe base, pero a medida que este gane batallas irá adquiriendo experiencia que le permitirá controlar a más unidades, tener más poder, moverse más rápido, etc…
Lo que me ha sorprendido es lo largas que pueden llegar a ser cada una de las campañas, si bien es cierto que puede pasar cada misión si te centras únicamente en el objetivo para cumplirla, la verdad es que si haces esto, superar los niveles finales va a resultar un verdadero suplicio. Pues al finalizar cada misión solo se nos permite continuar con uno de los héroes que has tenido en el nivel superado, por lo que normalmente, todos continuaremos con el héroe de más nivel. Además solo podemos llevarnos 5 objetos de todos los conseguidos en la partida, aunque no los lleve el héroe que vamos a llevarnos. Según mi experiencia, y me he pasado todo el juego, lo ideal es centrarnos en un solo héroe con su ejército, de esta manera hacer que luche contra todo lo que encuentre en su camino para subirlo de experiencia. Además de llenarlo con todo tipo de objetos y aplicar todas las habilidades que nos sean posibles mientras sube de nivel. Ya que en muchos casos, el poder del héroe puede resultar decisivo para acabar con cualquier adversario, además de que cada comienzo de nivel, debemos de nuevo reclutar nuevas tropas, todas ellas a nivel base. Por lo será el héroe el que se encargue de acabar con los enemigos mientras sus tropas van subiendo de nivel, hasta ser lo suficientemente efectivas para dejar de depender el héroe y convertirse en la parte principal del ataque.
Además el juego nos da la posibilidad de afrontar cada campaña de tres maneras distintas, podemos escoger ser un líder guerrero, más eficiente en combate. Podemos decantarnos por la magia, la cual nos permitirá desarrollar conjuros de mayor nivel o podemos tomarlo de manera espía que nos permitirá hacer más acciones con nuestras unidades de espionaje.
video
Ya hemos hablado de los ejércitos, de las unidades de conquista, pero aún quedan las unidades espías, estas nos permiten llevar a cabo acciones tales como infiltrarnos en las tropas del enemigo, para poder ver cómo están compuestas y ver en qué estado están sus ciudades. Intentar asesinar líderes enemigos para así reducir la eficiencia de los ejércitos adversarios y multitud de opciones que se verán incrementadas si escogemos al inicio de la campaña la opción de líder espía.
Asi que aquí nos encontramos con un juego que cuenta con cuatro campañas, cada una de ellas con siete niveles de una extensión increíble y que pueden dar decenas de horas de juego si decidimos explorarlos completamente.
Pero si esto no os ha parecido suficiente, Disciples contó con dos ampliaciones que aun alargaban de manera sorprendente lo ya acontecido en el juego original. La primera fue Gallean’s Return (o lo que es lo mismo, El Regreso de Gallean) que retoma la historia en el mismo momento en el que termina Dark Prophecy. Esta ampliación nos permite continuar la historia y nos entrega una campaña de tres fases cada una con las cuatro razas. En ella se trata de atar cabos sueltos que quedaron olvidados en la campaña principal. Lo bueno es que está pensado para héroes de alto nivel y podemos utilizar los héroes que teníamos en la historia anterior. En esta nueva campaña no se aporta nada nuevo excepto algunas criaturas nuevas contra las que enfrentarnos y unos cuantos hechizos nuevos que solo aprovecharemos si decidimos decantarnos por un líder mago. A pesar de ser solo tres fases por cada campaña, el hecho de que los mapas sean tan grandes como los originales o incluso más y el hecho de que los enemigos también cuenten con un nivel mucho mayor hace que la cosa pueda durar mucho.
Y si El Regreso de Gallean no es suficiente, después podemos decidirnos a segur con la siguiente ampliación. En la que se nos da la oportunidad de tomar bajo nuestro control a los misteriosos elfos. Pues es la única raza que a pesar de aparecer en todas las campañas anteriores, no hemos podido controlar hasta ahora. Por supuesto, el argumento parece mantener una línea paralela a todo lo acontecido en El Regreso de Gallean. En este caso la campaña cuenta con siete nuevas fases que nos narra el camino de los elfos durante el regreso de su dios resucitado. Como podeis imaginar, otras siete fases igual de largas que las anteriores, significa un montón de horas de juego ininterrumpido hasta ver finalizado todo este guón argumental increíble.
Además es extraordinario la cantidad ingente de criaturas creadas para el juego, a pesar de que para nuestras tropas solo disponemos de solo disponemos de cinco variantes y de tres tipos de héroes para liderar ejércitos. Pero la cantidad de criaturas que pueblan los escenarios y las ruinas hace que el juego sea una verdadera maravilla de imaginación y diseño. Además con la edición de FX Interactive, nos da la posibilidad de descargarnos las fichas de todas las criaturas con sus estadísticas.
Ahora procedamos a daros unas ciertas ayuditas al juego, aunque la verdad es que si se tiene un poco de paciencia y se logra mantener vivo al héroe para que pueda seguir ganando niveles de experiencia, no requeriréis de dichos trucos, aunque para los impacientes aquí los tenéis:
Códigos:
Durante el juego pulsa ENTER y pon uno de los siguientes códigos, pulsa ENTER después para confirmar.
ALLALONGTHEWATCHTOWER: Espía a todos los jugadores.
ANOTHERBRICKINTHEWALL: Permite construir de nuevo en la capital.
BADTOTHEBONE: Guerra con todas las naciones.
BORNTORUN: Puntos de movimiento refrescados.
COMETOGETHER: Alianza con todas las naciones.
GIVEPEACEACHANCE: Paz con todas las naciones.
HELP!: Curar a todo el grupo.
HERECOMESTHESUN: Mapa al completo.
INVISIBLETOUCH: Todo tu equipo se vuelve invisible.
JUMP: La experiencia para todo el grupo en le próximo nivel es XP-1.
LETSDOTHETIMEWARPAGAIN: Saltar un día.
LIFEISACARNIVAL: Revive unidades.
LOSER: Perder la misión.
MONEYFORNOTHING: Mana y oro a 9999.
PAINTITBLACK: Ocultar mapa.
STAIRWAYTOHEAVEN: Subir de nivel para todos los miembros del grupo.
WEARETHECHAMPIONS: Ganar la misión.
Con todo esto, lo raro es que no podáis pasaros esta maravilla de juego.
video
Ahora como conclusión final, quiero dar mis apreciaciones sobre el juego. Primero decir que me ha encantado, si bien es cierto que pasarme el juego completo, mas sus ampliaciones todo de una vez ha resultado algo pesado, pues son muchísimas horas de hacer siempre lo mismo, con lo que recomiendo encarecidamente jugarlo por temporadas, la campaña principal y después darle un tiempo de descanso para superar las dos ampliaciones. Pero aparte de esto, es un juego muy entretenido además de que si en un principio puede pareceros semejante al HM&H, vais a llevaros una grata sorpresa pues no lo es. Y como a medida que vas jugando vas ganando poder y descubriendo nuevos sucesos, te mantienes pegado a la historia hasta el final. Por supuesto, si vas a jugarlo tienes que tener en mente que se trata de un juego con muchos años a la espalda, no es como los de ahora, sus gráficos estaban ya algo desfasados cuando vieron la luz. Por lo que ahora resulta extremadamente decepcionante si lo comparas con lo que estamos acostumbrados hoy en día. Pero aparte de eso, la profundidad de toda la historia, las cantidades de horas de juego que nos permite es totalmente superior a lo que podemos encontrar ahora, en donde los juego duran nada y apenas nos dejan disfrutar de un buen argumento.
Si os gusta la estrategia por turnos. No estáis obsesionados con los juegos en 3D y deseáis disfrutar de una buena historia y retos realmente difíciles, Disciples II Dark Prophecy y sus ampliaciones son una elección obligatoria.

¡¡¡Larga vida a los frikis y geeks!!!

Y a mi perrita Kaori que la echo mucho de menos

1 comentario:

Sr.8 dijo...

Pues si, todo es posible en estos juegos, gracias por tu comentario Anónimo pero comentario